• Lo último


     

    sábado, enero 16, 2021

    Manuel Merino nunca consultó con ministros sobre las operaciones policiales para sofocar las protestas


    El domingo 15 de noviembre, al día siguiente del asesinato de los manifestantes Inti Sotelo y Bryan Pintado, se produjo una reunión de emergencia del Consejo de Ministros en Palacio de Gobierno con la presencia de Manuel Merino como jefe de Estado de facto.

     

    Ante la gravedad de la violenta represión policial que dejó un saldo de dos fallecidos y alrededor de 200 heridos, las exministras de Justicia, Delia Muñoz Muñoz, y de Comercio Exterior y Turismo, María Seminario Marón, exigieron a Merino que se dejara constancia en el acta que el Consejo de Ministros no había sido consultado sobre las acciones policiales contra los opositores al régimen de Merino que el sábado 14 de noviembre derivaron en el fallecimiento por armas de fuego de los jóvenes Sotelo y Pintado, además de haber causado grave daño físico al menos a una docena de estudiantes.

     

    La desclasificación de la reserva de las actas de los consejos de ministros del breve régimen de Manuel Merino, entre ellos el que se efectuó el domingo 15 de noviembre, es una evidencia documental que confirma la hipótesis del Ministerio Público de que la orden de incrementar el personal y la capacidad de fuego de los efectivos policiales en el cruce de las avenidas Nicolás de Piérola y Abancay, en la noche del 14 de noviembre, pudo haber emanado del despacho del expresidente Merino.

     

    Según el contenido del acta respectiva –desclasificada por la Presidencia del Consejo de Ministros–, Merino no preguntó, consultó o informó sobre la disposición de reprimir sin pausa a los manifestantes que exigían la renuncia de todo el gobierno, que entró en funciones como resultado de un cuestionable proceso de vacancia de Martín Vizcarra.

     

    Precisamente, al día siguiente del consejo de ministros del domingo 15 de noviembre, la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, anunció el inicio de una investigación preliminar contra Manuel Merino por los presuntos delitos de abuso de autoridad y homicidio doloso en agravio de Inti Sotelo y Bryan Pintado. La mencionada acta del consejo de ministros del domingo es un claro indicio de que Merino, probablemente en coordinación con el ex primer ministro Ántero Flores-Aráoz y el exministro del Interior, el general PNP en retiro Gastón Rodríguez Limo, dispuso la violenta actuación de la policía contra los manifestantes. Los jefes policiales no pudieron haber actuado por su cuenta y criterio. Por este motivo, justamente, la fiscal de la Nación incluyó a Flores-Aráoz y a Rodríguez en la investigación preliminar.

     

    Con todas sus letras

    El revelador documento dice textualmente:

     

    En la ciudad de Lima, a los quince días del mes de noviembre del año dos mil veinte, se reunió el Consejo de Ministros en sesión extraordinaria, bajo la presidencia del señor Manuel Arturo Merino de Lama, con la participación del señor Ántero Flores-Aráoz Esparza, presidente del Consejo de Ministros, y de los(as) señores(as) Ministros(as) (...).

     

    Con relación a los últimos acontecimientos, la señora Delia Muñoz Muñoz, ministra de Justicia y Derechos Humanos, y la señora María Seminario Marón, ministra de Comercio Exterior y Turismo, solicitaron que conste en el Acta que este Consejo de Ministros nunca supo de los alcances sobre la forma de la estrategia de las fuerzas del orden, para hacer frente a las marchas de ciudadanos que se han venido desarrollando en los días previos a la sesión.

     

    Efectivamente, durante el breve régimen de Merino, que duró entre el 12 y 15 de noviembre, solo se registraron tres sesiones de Consejo de Ministros: el 12, 14 y 15 de noviembre, según las actas desclasificadas por la Presidencia del Consejo de Ministros. En las sesiones del 12 y del 14, ni Manuel Merino, Flores-Ar{aoz ni Gastón Rodríguez, informaron sobre los operativos policiales para enfrentar las crecientes protestas contra el gobierno.

     

    Cuando en la sesión del 15 de noviembre, las exministras Delia Muñoz y María Seminario reclamaron para que se deje constancia de que jamás fueron informados sobre las acciones policiales, decían la verdad. Ese era un asunto que había resuelto Merino al parecer con Flores-Aráoz y Gastón Rodríguez. Este diario buscó a Manuel Merino para que ofreciera una explicación de por qué no informó al Consejo de Ministros sobre las acciones de represión a las manifestaciones antigubernamentales, pero no obtuvo respuesta.

     

    La exministra Delia Muñoz relató a La República las circunstancias en la que deslindó sobre los hechos del 14 de noviembre: “El domingo 15 a las 8 de la mañana nos reunimos en Consejo de Ministros y los mandos policiales quisieron entrar para explicar lo que había ocurrido y yo como ministra de Justicia me opuse, porque el Consejo de Ministros es una instancia de discusión y debate político. La Policía y las Fuerzas Armadas tienen su propios mandos, diferentes a los políticos, por lo que no permitimos que ingresaran los mandos policiales. No era el espacio. Ante eso, entonces pedí que quedara constancia de que nosotros no habíamos conocido nunca los protocolos de intervención, ni tampoco habían sido expuestos o presentados ante el Consejo de Ministros. Esa fue la propuesta mía y también la acogió la ministra de Comercio Exterior y Turismo, que era en ese entonces Mara (María) Seminario, y así consta en el Acta de Ministros de ese día’'.

     

    Otra fuente que también estuvo presente en la sesión de Consejo de Ministros –y que habló con la condición de no ser identificada– coincidió con lo expresado por Delia Muñoz. Merino pretendió que altos policiales informaran sobre lo sucedido el día anterior.

     

    “Efectivamente, la exministra de Justicia Delia Muñoz solicitó que en el acta de Consejo de Ministros se anotara lo que era la verdad. Es decir, que ese gabinete no estaba al tanto de las medidas tomadas (contra los manifestantes) y tampoco permitió que entrara el comando de la Policía Nacional a informar lo que había pasado (en la noche del 14 de noviembre)”, señaló la fuente.

     

    Los mandos policiales de entonces eran el exsubcomandante general de la Policía Nacional, teniente general Jorge Lam Almonte –quien reemplazaba al comandante general que estaba enfermo–, y el exjefe de la VII Región Policial Lima, general Jorge Cayas Medina. Lam y Cayas estuvieron en el cruce de las avenidas Nicolás de Piérola con Abancay, la noche del 14 de noviembre, cuando mataron a Inti Sotelo y Bryan Pintado. No tenían que dar explicaciones ante el Consejo de Ministros sino ante la fiscalía.

     

    “Si nosotros no estábamos enterados de los planes policiales (contra los manifestantes), tampoco estábamos enterados de lo que había pasado (en el Centro de Lima)”, añadió la fuente que fue parte del gabinete del régimen de Manuel Merino. Lo sucedido podría haber sido un intento del expresidente de involucrar a los miembros del gabinete, lo que fue impedido por la jurista Delia Muñoz, porque sabía perfectamente las consecuencias legales de permitir que el mando policial expusiera sus acciones en la noche del sábado 14 de noviembre.

     

    “Tenía sustento legal el requerimiento de Delia Muñoz, por eso Manuel Merino no hizo ninguna objeción. Respondió que si esa era la realidad, que se consignara en el acta del Consejo de Ministros del domingo 15 de noviembre”, precisó la fuente consultada.

     

    En el mismo consejo, todos los ministros presentaron sus cartas de renuncia, pero en ese momento solo fueron aceptadas las de Delia Muñoz, María Seminario, Gastón Rodríguez, Federico Tong y Abel Salinas. También se dejó constancia del anuncio de Merino de su renuncia a la Presidencia de la República, menos de 24 horas después de las protestas que les costaron la vida a Inti Sotelo y Bryan Pintado.

     

    Interrogatorio clave a exmandos PNP

    El interrogatorio al exsubcomandante general de la Policía Nacional, teniente general PNP Jorge Lam Almonte, y al exjefe de la VII Región Policial Lima, general PNP Jorge Cayas Medina, será determinante para establecer si recibieron órdenes directas de Manuel Merino, o por intermedio de Ántero Flores-Aráoz o de Gastón Rodríguez.

     

    Ambos generales son investigados por estos hechos por la fiscalía. Sin embargo, hasta el momento no han sido citados para que informen sobre la organización del plan de operaciones para reprimir las protestas antigubernamentales.

     

    Al día siguiente de los crímenes

    Exministras Delia Muñoz y María Seminario pidieron que se consignara en acta que el Consejo de Ministros no fue informado sobre la represión a las protestas.

     

    Fuente: LaRepublica.Pe


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    DEPORTE

    ENTRETENIMIENTO

    ACTUALIDAD