• Lo último

     

    jueves, noviembre 05, 2020

    Marianella Ledesma considera que la vacancia es una lucha por el poder


    Marianella Ledesma es la presidenta del Tribunal Constitucional (TC), y será la ponente en el caso de la demanda competencial planteada por el Ejecutivo contra el primer pedido de vacancia contra el presidente Martín Vizcarra. En este diálogo con Perú21 expresa su preocupación por el clima de incertidumbre política que atraviesa el país y cuestiona abiertamente cómo un sector privilegia sus afanes de conquista del poder sobre el drama humano desatado por la pandemia.

     

    El país está nuevamente sumido en un proceso de vacancia y hay un fallo pendiente sobre una demanda competencial al respecto en el TC. ¿Cuándo se conocerá su fallo?

    El proceso competencial está sometido a un procedimiento legal que implica escuchar qué es lo que tiene que decir el Congreso frente a la demanda del Ejecutivo; hay que darle 30 días para que conteste, ese plazo vence el miércoles 11 de noviembre (...). En el mejor de los casos, a fines de noviembre habría alguna decisión o los primeros días de diciembre.

     

    El Congreso no ha dado una respuesta. ¿Cree que están esperando la fecha límite para retrasar el pronunciamiento del TC?

    No podría decirlo. Por ley tienen ese plazo y ellos, por su estrategia misma, verán si contestan en el día 1 o en el día 30.

     

    La ciudadanía quiere una solución y no entiende este tema de los plazos.

     

    Vivimos un clima de inestabilidad no solo por el tema político, sino económico, sanitario, laboral. Es un momento muy crítico y, como TC, vamos a pronunciarnos sobre lo que el Ejecutivo nos ha pedido, pero respetando el procedimiento.

     

    MIRA: Congreso rechaza pedido de Martín Vizcarra y reitera que vacancia se definirá el lunes

    ¿El procedimiento debería modificarse para evitar estas crisis e incertidumbre?

    Que no sean 30 días, sino plazos más acotados, no estaría mal, sería saludable; la tendencia es que los pronunciamientos sean rápidos para que sean efectivos.

     

    La Constitución no establece límites a los pedidos de vacancia. ¿Eso no deriva finalmente en un abuso del ejercicio de este derecho por parte del Congreso?

    Efectivamente es una atribución que no está sujeta a límites ni oportunidades (...). El abuso habría que analizarlo en cada caso, teniendo en cuenta las circunstancias...

     

    En el caso del presidente Vizcarra, ¿usted advierte que hay un abuso?

    El Congreso tiene todas las facultades para hacerlo. Habría que ver si son un abuso las condiciones en que se da, si, de repente, estamos apreciando una manera reiterativa, nada justificada...

     

    Hay dos pedidos de vacancia en un mes. ¿Cuál es su valoración?

    Que lamentablemente se está generando un clima de inestabilidad nada saludable, sobre todo en una época electoral. Esta etapa debería más bien tener la mayor estabilidad y tranquilidad. Necesitamos tener una pausa, una calma política, por lo menos para levantarnos de la pandemia. Yo me siento hasta ahora afectada por todas las consecuencias que esta ha generado: la pérdida de muchas vidas, de trabajos; todo eso tiene un impacto en la vida social y familiar. Pareciera que hubiera dos países, un país mirando el tema de cómo conquisto el poder y otro donde hay todo un drama por la pandemia y eso es lo que menos parece que se aprecia o se aquilata.

     

    ¿Cree que el Congreso, o los sectores que impulsan la vacancia, están actuando irresponsablemente?

    Parece que se viven dos realidades distintas, que no han sentido el drama humano. Tal vez porque bajo una torre de marfil o la comodidad que me da tener un buen sueldo, un buen cargo, una buena situación, no voy a sentir nunca la necesidad que otras personas sí están sufriendo (...). En lugar de estar pensando cómo reactivamos la economía, estamos pensando en cómo conquisto el poder y cómo lo arrebato aunque sea de una manera, diría, muy especial. Falta sentido de patriotismo, de amor al prójimo; pensar en el bien común que, y póngalo en letras bien grandes, es la razón de ser de la república. Hace 200 años nos emancipamos de los españoles, creamos un modelo republicano que responde a un modelo de bien común. Yo no sé dónde está el bien común a estas alturas.

     

    ¿Cómo califica el comportamiento del Parlamento?

    La verdad, no quisiera calificar el comportamiento del Congreso, de los señores congresistas; que su propia conciencia les dé la calificación.

     

    ¿Cómo ve a esos sectores de izquierda que promueven esta nueva vacancia?

    Es la lucha por el poder disfrazada con un nuevo marco teórico, (...) es la de siempre y será la de siempre…

     

    ¿No hemos aprendido?

    No. Han pasado 200 años y seguimos en la misma inestabilidad. Un país sin inclusión, sin tolerancia, un país bastante desmembrado, con una administración y un servicio público que tiene la lógica a la inversa, que piensa que el funcionario está más bien para servirse en lugar de servir al ciudadano. Creo que tenemos realmente muchas cosas que trabajar como colectividad.

     

    Fuente: Peru21.Pe

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    DEPORTE

    ENTRETENIMIENTO

    ACTUALIDAD