• Lo último

     

    jueves, noviembre 05, 2020

    Alan García, Toledo y Humala se salvaron de vacancia gracias a sus bancadas


    La crisis política que enfrenta el país en estos momentos no es patrimonio del gobierno de Martín Vizcarra. A lo largo de las últimas décadas, las denuncias de corrupción, conflictividad social, mal manejo económico, etc., han puesto al Perú al borde del precipicio. Ejemplo de ello son el primer gobierno de Alan García Pérez (1985-90), de Alejandro Toledo (2001-2006) y de Ollanta Humala (2006-2011). Cada uno en su momento enfrentó numerosos periodos de inestabilidad y desequilibrio. En ninguno de esos casos, sin embargo, se promovió desde el Parlamento un pedido de vacancia.

     

    En los casos de García y Toledo, ¿qué diferencia sus gobiernos de la administración de Vizcarra? Que los líderes del Apra y Perú Posible tuvieron una representación parlamentaria que articuló consensos, negoció respaldos, bloqueó interpelaciones a ministros y blindó al mandatario de turno. Contar con el aval de un bloque partidario propio en el Legislativo impidió el debilitamiento no solo del jefe de Estado en ejercicio, sino, principalmente, de la institucionalidad de la Presidencia de la República que hoy, nuevamente, sectores radicales del Parlamento ponen en jaque en una coyuntura de pandemia y a poco más de cinco meses de elecciones generales sui géneris por el COVID-19.

     

    Hiperinflación y fugas

     

    Era 1985 cuando el entonces joven Alan García inició su primer periodo de gobierno, que estuvo signado por los paquetazos, la hiperinflación, la devaluación del inti –entonces la moneda nacional–, la escasez de alimentos y una corrupción enquistada en los diferentes niveles del aparato público.

     

    Como sello de su debut presidencial quedaron también la matanza, en junio de 1986, de casi 300 internos en el debelamiento de motines en tres penales de Lima, en el marco de operativos militares; su frustrado intento de estatizar la banca en 1987, y la escandalosa fuga de miembros del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), entre ellos su cabecilla Víctor Polay, del penal Miguel Castro Castro. Todo eso, empero, no ameritó un pedido de vacancia del Parlamento.

     

    Tampoco ocurrió con Alejandro Toledo, quien, pese a no tener la mayoría parlamentaria absoluta, logró sortear las crisis provocadas por su negativa a reconocer a su hija biológica Zaraí, las huelgas y protestas sociales y los escándalos que comprometieron a personajes de su entorno más cercano como su vicepresidente Raúl Diez Canseco y su asesor César Almeyda. A eso hay que sumarle las pillerías cometidas por varios miembros de su familia, desde su hermano Pedro, denunciado por tráfico de influencias, hasta su sobrino Fernando Manrique, conocido como ‘Filete’, involucrado en la falsificación de firmas de Perú Posible.

     

    Más recientemente está Ollanta Humala. En 2013, una investigación periodística del programa Mira Quién Habla puso al descubierto el irregular resguardo policial a la vivienda del operador montesinista Óscar López Meneses, enjuiciado por la adquisición de equipos de chuponeo. Luego, en 2014, se conocería que la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI) realizó más de 100 mil rastreos a los bienes de políticos, empresarios, militares, policías y periodistas. El líder nacionalista, sin embargo, tampoco fue sometido a pedidos de vacancia.

     

    Arco libre

    Para el expresidente del Congreso y exministro de Defensa, Ántero Flores-Aráoz, el no contar con una bancada en el Parlamento abona a la fragilidad de Vizcarra y debilita la institución de la Presidencia. Haciendo un símil con un partido de fútbol, dijo que es como dejar el arco libre de resguardo. “Vizcarra nunca quiso una bancada, tuvo la de PPK y la descuidó. Un bloque permite conversar, buscar consensos y tender puentes”, acotó.

    Tenga en cuenta

    -Durante su primer gobierno, Alan García tuvo mayoría absoluta en el Parlamento bicameral. Logró tener 108 escaños de un total de 180 en la Cámara de Diputados y 32 de un total de 60 en el Senado.

     

    -En 2001, Perú Posible, el partido de Alejandro Toledo, tuvo 45 de las 120 curules del Parlamento.

     

    -Cinco años después, Ollanta Humala, con la camiseta de Unión por el Perú, se hizo también de 45 escaños de un total de 120.

     

    Fuente: Peru21.Pe

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    DEPORTE

    ENTRETENIMIENTO

    ACTUALIDAD