• Lo último

     

    sábado, diciembre 05, 2020

    Frente Amplio afronta renuncias y crisis interna tras apoyar vacancia


    Tras la grave crisis política, el izquierdista Frente Amplio resultó con una integrante de su bancada, Mirtha Vásquez, en la presidencia del Congreso. En otras circunstancias hubiera sido un motivo de satisfacción, pero no lo fue. Esta organización al mismo tiempo recibió rechazo en las redes sociales: se le señalaba como una de las responsables de la crisis de la vacancia (la caída de Vizcarra, el ascenso de Merino y las violentas protestas de la llamada Generación del Bicentenario).

     

    Además de su rol en la crisis política, el FA sufre la debilidad de su lado interno. 55 militantes fueron expulsados por no aceptar el liderazgo de Marco Arana. Y el último sábado 28, cerca de 700 personas emitieron un comunicado informando de sus renuncias al grupo izquierdista.

     

    “Han herido de muerte al Frente Amplio. Han construido un escenario en el que están recibiendo el desprecio popular. Es lo que está recibiendo la actual candidatura presidencial. Ellos han pactado con la derecha y se aventaron a los brazos de la oligarquía”, afirma uno de los rivales del aranismo, el excongresista Humberto Morales.

     

    Dos contra todos

    No todos los miembros de la bancada del FA se sumaron a la línea de Arana de apoyar la vacancia. Mirtha Vásquez y Rocío Silva Santisteban la rechazaron desde la primera moción del 11 de setiembre y no por apoyar al expresidente Vizcarra.

     

    Una explicación que dio Vásquez fue: “Acá no hay incapacidad política de una sola persona, acá hay incapacidad política de la clase política, y eso no se va a solucionar con una vacancia”. Y Silva sostuvo que en este caso había “intereses subalternos que juegan en pared”.

     

    A su vez, Arana defendió la vacancia porque, según explicó, los congresistas “no pueden ni deben, por cálculo político, temor o presiones, renunciar a la lucha contra la corrupción sin tregua”. Por eso, repitió su principio “caiga quien caiga” y, antes de votar la segunda vacancia, exhortó a las bancadas a dar “un voto de conciencia”.

     

    Disculpas y autocríticas

    Arana, cuya idea de vacancia presidencial ya la había manifestado antes de toda esta crisis política, logró que seis congresistas concuerden con él. El decisivo 9 de noviembre así lo hicieron Lenin Checco, José Ancalle, Absalón Montoya, Lenin Bazán, Yván Quispe y Enrique Fernández.

     

    “Todos estábamos de acuerdo en que Vizcarra debía rendir cuentas, la discrepancia de los 6 y las dos compañeras era en qué momento, ellas creían que después del 28 de julio”, explicó Checco en esos momentos.

     

    El mismo Checco, tras las inmensas protestas y las muertes de Inti Sotelo y Bryan Pintado, aceptó el craso error cometido, pidió disculpas al país y dijo que su lucha principista y la del FA había sido utilizada por un sector conservador para poner al golpista Merino y a su gabinete.

     

    Hoy se sabe que en provincias también hubo autocríticas al actuar del FA en el Congreso.

     

    Lo acepta la coordinadora adjunta de la Comisión Política Nacional, Tatiana Ccahuata: “En el FA Cusco ha habido posiciones encontradas sobre la crisis de la vacancia. Sí, se hizo autocríticas ¿Cuáles? El no medir la situación social y los resultados, con las marchas masivas y las protestas de los jóvenes”.

     

    Ccahuata indica que la bancada tomó decisiones de manera independiente. “Lamentablemente, el partido no interfiere mucho en las decisiones de la bancada”, dijo a La República.

     

    La dirigenta cusqueña respalda a Arana, opinó que en esta crisis “se ha sobrepuesto la posición principista del partido, la lucha contra la corrupción caiga quien caiga”. Agregó: “Algunos en el FA plantean pedir perdón, pero no se puede pedir perdón por sancionar a un corrupto. Dar las disculpas, sí, por no haber tenido un análisis político social”. Se mostró en desacuerdo con la propuesta de Silva Santisteban, quien afirmó que “no debería presentarse a ninguna candidatura en abril”.

     

    Para uno de los renunciantes al FA el sábado 28, Hernando Cevallos, esa bancada padeció de falta de análisis y conexión a la ciudadanía. “Se debió señalar que el problema no se resumía a la vacancia y decir con claridad que el ingreso de Merino era parte de un juego de sectores de derecha que se disputaban cuotas de poder y proponer claramente una profunda reforma política. El FA no se diferenció”.

     

    Finalmente, Arana dijo esperar que la población distinga al FA de otros grupos. Aseguró que el FA no negoció su posición en la crisis y que asumían su responsabilidad política.

     

    Fuente: LaRepublica.Pe

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    DEPORTE

    ENTRETENIMIENTO

    ACTUALIDAD