• Lo último

     

    sábado, octubre 31, 2020

    Machu Picchu recibirá turistas desde el lunes 2 de noviembre


    El lunes se cumplen ocho meses desde que se suspendió el ingreso de turistas a Machu Picchu. Ocho meses de sequía económica y de silencio. Ocho meses de estrecheces para casi 120 mil cusqueños, cuyos ingresos dependían de la industria sin chimeneas: guías de turismo, dueños de restaurantes, hoteles, transportistas, vendedores de artesanías, etc.

     

    Como no hay mal que dure para siempre, el turismo vuelve, aunque con lentitud.

     

    La ciudadela inca de Machu Picchu reabrirá sus puertas mañana 1 de noviembre, Día de Todos los Santos. Habrá una ceremonia cuando caiga la noche a las 18.00 horas. Se anuncia la presencia del presidente Martín Vizcarra. Y las visitas se podrán hacer a partir del lunes.

     

    Los cupos de ingreso se agotaron el 22 de octubre, tres días después del anuncio de que el ingreso sería gratuito hasta el 15 de noviembre. Casi 10 mil turistas locales y nacionales visitarán la maravilla mundial en ese tiempo. Después deberían aplicarse las tarifas habituales, salvo que el Ministerio de Cultura disponga medidas excepcionales y prolongue el ingreso gratuito o apruebe tarifas promocionales.

     

    La Asociación de Agencias de Turismo del Cusco (AATC) pidió que la gratuidad para los peruanos se prolongue hasta finales de año. “Eso podría ayudar un poco”, anota Edy Cuellar Margholl, vicepresidente de la AATC y CEO de la agencia Machu Picchu Travel.

     

    La reactivación del turismo empezó a paso lento y en medio de incertidumbre por un posible rebrote del Covid-19. El 15 de octubre pasado reabrieron siete sitios arqueológicos y la afluencia no supera las 50 visitas diarias en promedio, según Cuellar. Entonces, reabrir Machu Picchu será apenas un segundo incentivo para fomentar el turismo interno.

     

    “Estamos entusiasmados, pero el reinicio de verdad del turismo creo que será en el siguiente año y despegará en junio o julio, cuando hayan encontrado la vacuna. Estimo que en dos años volveremos a recibir la misma cantidad de turistas que llegaban antes de la pandemia. Es el estimado con base en el intercambio de información con agencias de otros países”, explica Cuellar.

     

    Es todavía lejano entonces pensar en la llegada de visitantes extranjeros cuando Estados Unidos no ha podido controlar el coronavirus y hubo un rebrote en parte de Europa. Casi el 70% de los turistas que visitaban Cusco eran foráneos, la mayoría estadounidenses y europeos.

     

    Los protocolos

    Las visitas a la ciudad de piedra serán controladas al milímetro. Hay protocolos a cada paso. La Municipalidad Distrital de Machupicchu instaló una cámara de desinfección en la zona de llegada de los trenes. Cada visitante deberá pasar por la cámara para el lavado de manos, medición de temperatura y limpieza del calzado.

     

    Los negocios han implementado los protocolos de bioseguridad exigidos por el sector Salud. Según la comuna distrital, el 90% de hoteles y restaurantes, comerciantes del mercado de abastos y del centro artesanal, así como los empresarios del sector transporte, cuentan con protocolos sanitarios.

     

    Tras la crisis sanitaria y económica, en Machu Picchu Pueblo hay 234 hospedajes y restaurantes. La mañana de ayer, la Dirección Regional de Comercio Exterior y Turismo (Dircetur) entregó certificados de cumplimiento de protocolos a los negocios del pueblo más turístico del país.

     

    En la ciudadela

    El turismo volverá con restricciones para evitar el brote del Covid-19. La ciudadela o llaqta inca solo recibirá 675 visitas por día, distribuidos en nueve turnos de 75 personas por hora. O sea, solo el 30% de aforo. El número de ingresos aumentará progresivamente hasta llegar, en un óptimo momento, a 2 mil 244 visitas permitidas, dijo José Bastante, jefe del Parque Arqueológico de Machu Picchu.

     

    Cada grupo de visitantes estará conformado por ocho personas, incluido un guía de turismo. Ningún guía podrá esperar a los visitantes en la antesala de ingreso a la maravilla mundial, como sí ocurría antes de la pandemia. Cuando el turista llegue a la puerta de ingreso a Machu Picchu, volverá a pasar por un control de temperatura: aquel que supere los 38 grados o presente síntomas del coronavirus, no podrá ingresar.

     

    Antes de entrar habrá lavaderos para el aseo. El consumo de alimentos estará prohibido y, durante el recorrido, se deberá respetar el distanciamiento de 1.5 metros entre personas y 20 metros entre grupos. Así se hará turismo en la maravilla durante la pandemia.

     

    Cusco tiene el sello como destino seguro para el turismo

    Ayer, la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Rocío Barrios Alvarado, entregó a las autoridades cusqueñas el sello “Cusco destino seguro”. Con ello se garantiza el cumplimiento de medidas sanitarias para cuidar a los visitantes. “Nos hemos preparado todas las empresas de turismo. Las agencias tenemos el sello de destino seguro que garantiza que cumplimos los protocolos sanitarios”, explicó Cuellar.

     

    En tanto, el alcalde de Machupicchu, Darwin Baca, entregó la semana pasada el pedido para que esta localidad también obtenga esta certificación. Es posible que mañana, cuando se reabra la ciudadela inca, también se entregue el sello como destino seguro del pueblo y de la maravilla mundial.

     

    La directora ejecutiva de Salud Ambiental del Cusco, Sarita Blanco Quispe, señaló que empresarios, propietarios y operadores turísticos deben contar con un plan registrado en la página del Siscovid e implementar y cumplir con el protocolo de bioseguridad.

     

    Fuente: LaRepublica.Pe

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    DEPORTE

    ENTRETENIMIENTO

    ACTUALIDAD