• Lo último

    viernes, febrero 02, 2018

    Monjas culpan gestión de Elidio Espinoza por plaga de zancudos

    Diez meses y medio después de que las siete inundaciones afectaran terriblemente a nuestra ciudad, el asilo de niños huérfanos La Divina Providencia –regentado por cuatro religiosas de la congregación Misioneras de San Vicente de Paúl–continúa sufriendo las nefastas consecuencias.

    Ello debido a que, en lugar de limpiar el lodazal de la zona, en la urbanización San Andrés, los obreros del Servicio de Gestión Ambiental de Trujillo (Segat) acumularon el barro de los huaicos en las afueras del orfelinato y, casi un año después, este montículo de lodo se ha endurecido, atrayendo una gran cantidad de zancudos y tornándose en un botadero de residuos sólidosdomésticos al paso.

    Corazón de piedra
    Así lo denunció la directora del albergue, sor Clara María Siesquén Piscoya, quien con la indignación a flor de piel acusó directamente al Segat y Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT) de “ser indiferentes ante el problema que ellos mismos causaron”.

    “En marzo del año pasado, el Segat sacó el lodo de las calles vecinas y lo amontonó frente a nuestra fachada. Ahora, 11 meses después, este se ha secado, endurecido y está atrayendo zancudos que pican a los 14 niños del hogar. Estoy preocupada porque hay 12 chiquitos con varicela y el riesgo de que un zancudo pique a un menor infectado y contagie a otros es grande”, sentenció.

    Dato. El albergue se encuentra ubicado en la calle Juan Masías 560.

    Fuente: LaIndustria.Pe

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    DEPORTE

    ENTRETENIMIENTO

    ACTUALIDAD